interes compuesto

El interés compuesto te hará libre

Compartir
Opt In Image

¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Recibe todos los artículos en tu correo y descarga ahora gratis el excel de control de ingresos y gastos de la riqueza es tiempo

 

Libre de Spam

Por lo general, la mayoría de personas no están dispuestas a invertir una parte de sus ingresos durante 20 o 30 años para asegurar su futuro. No es fácil renunciar en el corto plazo a una parte de tu sueldo para destinarlo al día de mañana. Si eres de esas personas que vive bajo esa premisa es posible que no conozcas los efectos que produce en tu dinero el interés compuesto.

Einstein definió al interés compuesto como la octava maravilla del mundo. El sabio físico alemán dijo sobre este concepto lo siguiente:

“El interés compuesto es la fuerza más poderosa de la galaxia”.

Como vamos a comprobar esta cita no es para nada exagerada y lo vamos a demostrar en el campo de las finanzas personales y la inversión.

Las diferencias entre el interés simple y el interés compuesto

El Interés simple se produce cuando los intereses obtenidos en cada periodo no se suman al capital para generar nuevos intereses. En este caso el inversor cobra o capitaliza los intereses generados en cada periodo. El crecimiento del dinero es lineal.

Con el interés compuesto los intereses obtenidos en cada periodo se suman al capital invertido para generar nuevos intereses. El crecimiento del dinero es exponencial.

Veamoslo con un ejemplo:

Imaginemos que mantenemos invertidos 10.000 euros en una cartera que nos produce unos intereses anuales del 10% durante 30 años. A continuación se muestran mediante una tabla y un gráfico los resultados económicos que producirían el interés simple y el interés compuesto:

 

interes simple y compuesto

grafico interes simple interes compuesto

 

Invirtiendo a través del interés simple, el valor de nuestra cartera al principio de cada año sería siempre de 10.000 euros, ya que al final de cada periodo recibiríamos el 10% del valor de la cartera en concepto de dividendos, es decir, 1.000 euros. Después de 30 años el importe de nuestra cartera sería la suma de los intereses producidos y el capital inicial, es decir, 30.000 + 10.000 = 40000 euros.

Como puedes ver en la tabla anterior y en la gráfica, los resultados del interés compuesto son muy diferentes a los del interés simple invirtiendo el mismo capital. En este caso no se cobran los dividendos sino que se reinvierten con el fin de aprovechar las ventajas del interés compuesto. El resultado lo puedes ver en la tabla, 164.494,02 euros de intereses producidos en 30 años frente a los 30.000 euros de intereses producidos por el interés simple.

Mientra que el interés simple habría convertido 10.000 euros en 40.000 euros en 30 años, el interés compuesto habría transformado esos 10.000 euros en 174.494,02 euros.

EL ahorro, el interés compuesto y el tiempo te acercan a la libertad financiera

Disponer de dinero para invertir a interés compuesto durante el suficiente tiempo te lleva inevitablemente hacia la libertad financiera. A mayor tiempo invertido mayores son los intereses que producen nuevos intereses.

Salvo en contadas excepciones, la libertad financiera no se alcanza en 2 o 3 años. La libertad financiera requiere de constancia y compromiso, se alcanza con el tiempo, se necesita una visión a largo plazo.

El tiempo es el gran aliado del interés compuesto. Cuanto más transcurre el tiempo más se aprecia el efecto bola de nieve. Al comienzo, los intereses son muy similares a los que genera el interés simple. Pero conforme pasa el tiempo pasan a ser considerables y, finalmente, extraordinarios.

La libertad financiera es alcanzable si utilizas el interés compuesto y dispones de tiempo y algo de dinero. Veamoslo con el siguiente ejemplo:

La situación es similar a la anterior. Serían 10.000 euros invertidos a interés compuesto en una cartera que te produce unos beneficios del 10% anual durante 30 años. Sin embargo, ahora tienes una capacidad de ahorro de 2.400 euros anuales (200 euros mensuales) para destinar a la cartera. A continuación tienes los resultados que se habrían generado al cabo de 30 años:

 

tabla interes compuesto con aportaciones

El resultado es impresionante. Al cabo de 30 años el importe de nuestra cartera alcanzaría la escalofriante cifra de 608.758,24€. Esta es una cantidad de dinero que usada con cabeza puede hacerte ser independiente económicamente.

En la gráfica se refleja visualmente las diferencias entre los tres tipos de inversión a 30 años:

grafico comparativo interes compuesto

 

  • Interés simple: Se habrían aportado 10000 euros a la cartera y el capital final sería de 40.000 euros.
  • Interés compuesto: La aportación habría sido la misma, 10000 euros, pero el capital final alcanzaría los 164.494,02 euros.
  • Interés compuesto con aportaciones mensuales de 200 euros: Se habría invertido más dinero que en los dos casos anteriores, los 10.000 euros iniciales y después 72.000 euros repartidos en 30 años (2.400 euros anuales). No obstante, el capital final sería de 608.758,24 euros.

Los impuestos y la inflación

Por simplificar no he tenido en cuenta ni los impuestos a pagar por los intereses percibidos ni la inflación.

Estos impuestos son entre el 19% y el 23% de la parte de los beneficios generados. Sin embargo no tendrás que pagar ese peaje fiscal en 30 años o hasta el momento del reembolso. Evitar ese pago mientras estás invertido hace que ese dinero se mantenga en tu cartera y te genere más intereses a tu favor. De esta forma se aprovecha mejor la magia del interés compuesto.

Por otro lado, considerando una inflación media anual del 3%, podemos reducir un poquito el efecto de la misma aumentando las aportaciones un 3% cada año. De esta manera el primer año aportaríamos 200 euros mensuales, el siguiente 206 euros, el siguiente 212,16 euros, y así sucesivamente. De esta forma el capital final a los 30 años pasaría de 608.758,24€ a 741.043,30€.

Conclusión

Un buen entendimiento de como funciona el interés compuesto puede llevar tus finanzas al siguiente nivel. Descubrir cómo funciona el interés compuesto en las inversiones fue algo revolucionario para mi. Fue una de las claves de mi cambio de paradigma acerca de la libertad financiera. Antes pensaba que para ser libre financieramente debía tener un sueldo muy alto y ahorrar todo lo posible. Pero gracias a comprender el funcionamiento de este concepto, he entendido que solo necesito algo de dinero para invertir y paciencia para dejar trabajar al interés compuesto a mi favor.

¿Por qué es tan poderoso el interés compuesto?. Porque es una herramienta que utilizada durante el tiempo necesario te permite alcanzar la libertad financiera.

Es importante saber esperar el tiempo suficiente hasta que los resultados aparezcan. Cuanto más tiempo le des al interés compuesto más trabajará a tu favor.  Utilizarlo el tiempo suficiente puede marcar la diferencia entre ser libre económicamente o no.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *