endeudados

Endeudados: esclavos modernos

Compartir

El sociólogo polaco Zygmunt Bauman explicó en una parte de su obra la mutación que se ha producido en el mundo a nivel socioeconómico, y que ha llevado a configurar una sociedad compuesta en su mayoría por los esclavos modernos, a los que él denomino la raza de deudores.

La causa de la aparición de los esclavos modernos es la transición que hemos experimentado del capitalismo productivo al capitalismo financiero.

El capitalismo productivo

Los pilares del capitalismo productivo eran el ahorro y el rendimiento del trabajo. Si alguien deseaba algo, trabajaba e intentaba ahorrar para conseguirlo. Si alcanzaba esa meta de ahorro y aun lo ansiaba se lo compraba; si no lograba ahorrar lo suficiente, reprimía el deseo.

La base de los beneficios del capitalismo productivo eran la producción y venta de bienes y servicios, pero muchas personas no podían acceder a ellos porque no eran capaces de ahorrar lo suficiente. Para preservar el sistema capitalista se debía consumir masivamente, y es en ese momento, cuando la deuda, los prestamos y el crédito adquieren todo su protagonismo con el fin de facilitar el acceso a la compra. Surge así el capitalismo financiero, y con ello se pasa del ahorro para comprar un bien o servicio al endeudamiento para obtenerlo lo antes posible.

El capitalismo financiero y los esclavos modernos

La aparición del capitalismo financiero crea la sociedad del consumo, compuesta por los esclavos modernos.  Al esclavo moderno se le incita a adquirir deuda, cuanto más mejor. Se le crea una falsa necesidad y se le ofrece un producto capaz de satisfacerla y, a continuación, se le vuelve a crear otra falsa necesidad, y así hasta el infinito. Si su economía no le permite adquirir productos que satisfagan sus nuevas necesidades, se crea en él un sentimiento de escasez que es resuelto mediante la perversa formula “compre ahora y pague después”. A través del crédito y la deuda el esclavo moderno reduce al mínimo el tiempo entre la aparición del deseo y su satisfacción.

De esta manera es como el capitalismo financiero configura una nueva sociedad formada por los esclavos del siglo XXI. Personas que viven para devolver el dinero que le han prestado y que suele ser una cantidad bastante superior a la prestada debido a los intereses, a menudo desmesurados, que se generan. Individuos que, tras cumplir con su jornada laboral, sacrifican su tiempo libre para realizar trabajos alternativos, o que hacen grandes cantidades de horas extras para poder pagar las deudas que van adquiriendo por comprar cosas que no necesitan pero que creen que necesitan.

Sal de la jaula del consumo

No podemos ver físicamente los barrotes de la jaula del consumo  ya que son imperceptibles al ojo humano. Sin embargo, hoy en día son muchos los endeudados que sienten esa sensación de no encontrar una salida a sus problemas financieros. Frustrados e impotentes ven como a duras penas llegan a final de mes a pesar de trabajar como burros.

Para salir de la trampa de la deuda hay que:

  1. Ser consciente de que la deuda te esta robando libertad: Si no ves el problema difícilmente buscaras la solución. Darte cuenta de que las deudas restringen tu libertad te dará la motivación necesaria para mantenerte enfocado en alejarte de ellas.
  2. Amortizar toda la deuda que tengas: Mas que a la hipoteca, me refiero a los créditos al consumo, las deudas de tarjetas de crédito y los prestamos personales. Es deuda que adquirimos para comprar coches, regalos, viajes,… Éstos son créditos rápidos y fáciles de obtener que, por lo general, tienen unos intereses, en muchos casos, desorbitados. Cuanto antes amortices, menos intereses pagaras. Establece un plan para salir de este tipo de deudas lo antes posible.
  3. Tener un fondo de emergencia: Tienes que ahorrar para construir un fondo de emergencia que te permita cubrirte ante un evento inesperado. Lo normal es tener el equivalente a entre 3 y 6 meses de salario. Una grave avería en tu coche, o una enfermedad repentina de un familiar pueden llevarte a tener que pedir un préstamo si no tienes un colchón financiero.
  4. No volver jamas a pedir prestado: Una vez que te das cuenta de que adquirir deuda limita tu libertad, sera más fácil evitar caer en la tentación de comprar bienes y servicios mediante el crédito y los prestamos. Si deseas intensamente algo que valga una suma considerable de dinero, espera una semana, si después de esa semana lo sigues anhelando con la misma intensidad, entonces compralo, pero solo si dispones del dinero para adquirirlo y además tienes un fondo de emergencia. Si no dispones ni de esa cantidad monetaria ni del fondo, ahorra y posterga el deseo.

Si logras llevar a cabo estos 4 consejos de manera eficaz sentirás que paulatinamente abandonas esos barrotes invisibles de la jaula del consumo y percibirás que eres más libre. Comprobarás que tu nivel de satisfacción en la vida a nivel financiero aumentará positivamente. Dejarás de ser esclavo de la deuda y en su lugar aparecerá en tu vida una mayor tranquilidad financiera.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Víctor Murillo Sánchez

Finalidad: Responder y gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (mi proveedor de hosting) dentro de la UE

Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a victor@lariquezaestiempo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.